Tarika Shadilía de Murcia (Valle Ricote)
                                                                                                                     
EN PRESENCIA DEL MÁS COMPASIVO, EL MISERICORDIOSO

Dios interviene entre el ser humano y los deseos de su corazón.

Corán 8:24


Decimos con frecuencia que la docilidad ante Al Lah, o el acto de convertirse en "abd" (dócil), no significa mantenerse ausente en el "dunia" (mundo ilusorio). Si así fuera la presencia del ser humano en la Creación, como Kalifa de La Divinidad y manifestación por lo tanto de la Conciencia intelectiva, no tendría sentido.
El ser humano debe de actuar conforme a su conocimiento, y conforme al recto deseo que, en razón del conocimiento, nace en su corazón. No obstante, el recto deseo que brota del conocimiento siempre será relativo, pues todo conocimiento en el dunia está supeditado al valor relativo del concepto, por lo que el concepto ha de ser inestable y sujeto a modificación. Así pues, aún cuando el deseo se formule desde la rectitud no dejará de ser conceptual, y por lo tanto el bien o el mal que de él se deriven también serán relativos.
Así pues nuestra docilidad no se fundamenta sobre el "santo abandono" de una literatura mística no siempre bien comprendida, sino sobre la aceptación del resultado final sobre el propósito de nuestras acciones. Por esta causa nos enseña el Corán que Al Lah interviene entre el ser humano y el deseo del corazón, pues la criatura que no está dotada del conocimiento divino no podrá saber nunca si su deseo, aunque en apariencia saludable y noble, se corresponderá con "El Plan Creador". Aún así, el esfuerzo por parte de la criatura, para construir un mundo mejor, seguirá siendo necesario. Pero el resultado es de Al Lah.
Para discernir lo adecuado en este esfuerzo Al Lah ha puesto sobre la tierra a los guías, personas normales, pero instrumentos en las manos de La Providencia. De ellos nos dice en el Corán: "Y habrá personas que en vida estarán dotadas de la facultad del discernimiento entre el bien y el mal, y serán reconocidos por sus rasgos". Corán 7:46

Que el más Compasivo derrame sus bendiciones según Su Infinito Saber.



                        S. Said b. Aÿiba

 
10 de Marzo de 2006
Ir al Inicio >>>
Siguiente Hutba >>>
<<< Anterior hutba