Tarika Shadilía de Murcia (Valle Ricote)
                                                                                                                     
Islam

En su génesis Islam no es una parcela de la Revelación, no es una nueva doctrina sino la síntesis de la tradición Abrahámico Sinaítica, puesta en la boca de Muhammad (paz y bendición) y con la promulgación del respeto hacia las demás creencias.

El vocablo árabe “Islam” deriva del sustantivo “silm”, cuyo significado es: “paz tras la confrontación”. Se forma desde el verbo “salama”, cuyo significado es: “saludar”, “rendirse a …”, “someterse a …”. Y por último se forma también desde el verbo “aslama”, que equivale a: “dejarse llevar por”, o “convertirse a…”. De esta interpretación nosotros entendemos que Islam es dejarse llevar por la Dinámica Creadora después de la confrontación interior, es el estado de vida por el que se es dócil y sometido a Aquel que todo lo genera y hacia Quien todo revierte. Es esta docilidad del total creado a su principio Creador, en este sentido sería religión como Estado de conciencia, en su concepto de religare o reunir aquello que fue disperso.

Con el mismo origen lingüístico que Islam la palabra muslin o musulmán denomina a toda aquella persona que de forma responsable acepta el magisterio de Muhammad (p.b.) y busca sentirse a salvo y en paz haciéndose dócil a la acción del Principio Creador sobre ella.


Muhammad (p.b.) impartió una sola enseñanza contenida en los textos que se conservan pero la explicó de dos modos diferentes. La primera manera de su prédica la encontramos en la lectura básica de los textos, que da su forma a la sencillez de la religión estructurada, pero el propio Muhammad (p.b.) nos habla de hasta siete niveles de comprensión. Con el segundo legado se refería al conocimiento profundo que el Gnóstico es capaz de extraer.
La realidad actual nos muestra un Islam popular prácticamente imposible de reconciliar con la original promulgación Muhammadiana.
Sufismo

La palabra “mística”, que ha pasado del griego a la literatura europea, se traduce en árabe, persa y turco, las 3 principales lenguas islámicas clásicas, por el vocablo “sufismo”. Empero, los términos no son precisamente sinónimos, porque “sufí” tiene una específica significación religiosa, y el uso lo ha restringido para referirse a los místicos que profesaban la religión de Muhammad (p.b.). El vocablo árabe, aunque con el andar del tiempo vino a alcanzar el mismo elevado sentido que la griega - sellar los labios ante los misterios sagrados, cerrar los ojos en arrobo de visión- tenía mucho más humilde significado cuando comenzó a ser aceptada, hacia el año 800 de nuestra era.

La mayor parte de los eruditos admiten la raíz árabe que implica la idea de “pureza”; de donde “sufí” designaría “el puro de corazón”, o también “uno de los elegidos”. Algunos sabios europeos le asimilaron el griego “sofos”, en el sentido de “teósofo”. Aunque las investigaciones recientes demostraron de manera concluyente que la palabra derivaba de “suf”, lana, en señal de renuncia de las vanidades mundanas. Un término acuñado hacia el año 160/ 776 para atribuírselo a un asceta, Hashim Ozman ibn Sharik Sufí, posteriormente se extendía y se atribuía a algunos alquimistas.
Al-Tasawwuf, o el Sufismo es una palabra que no puede traducirse más que por “iniciación”, denominación que puede aplicarse a cualquier vía iniciática sea cual sea la forma tradicional a la que pertenezca.
En definitiva, la sabiduría sufí no nace de “el Islam” como “otra religión” aunque le nutre y es nutrida por él, ni de religión alguna, sino que es anterior a todas ellas, es “la perla oculta”, es el Estado de Islam, sin el apego a dificultades culturales que la historia y los localismos van añadiendo al Concepto Islam desde un costumbrismo árabe.
Es verdad que está presente y vestido en un cuerpo islámico, el lenguaje, las prácticas, lo que lleva a la inmensa mayoría de los musulmanes ortodoxos a creer que el origen del sufismo se encuentra en la estructura que con el transcurso del tiempo se ha ido creando como la religión islámica.
volver al inicio >>>
Las tres etapas del sufismo